mejor posicion de guardia boxeo

Posición de guardia en el boxeo

En el boxeo, como en cualquier otra disciplina, no se entra a lo loco. Por ejemplo, en este caso concreto, si quieres aprender boxeo de verdad, tendrás que empezar tranquilo y desde abajo.

 

¿Qué quiero decir con esto? Pues que, al igual que el niño que empieza a dar sus primeros pasos, en boxeo deberías empezar aprendiendo lo más básico, la posición de guardia y como debes moverte para dar un golpe, esquivar o simplemente avanzar hacia delante.

 

Aprende y no te precipites

Si te precipitas en tus enseñanzas y en tu entrenamiento, comenzarás a adquirir malos hábitos, te costará mucho más corregirlos. Cuando empiezas en el boxeo, antes de empezar a lanzar puños como un loco, como te decía más arriba, primero debes aprender una buena posición de guardia y saber moverte con ella. Cuando tengas la guardia, más o menos, podrás pasar a aprender los puños básicos de boxeo.

Normalmente, un principiante quiere ir rápidamente al saco de boxeo o a golpear la pera. Esto es un grave error.

Cuando empiezas a entrenar boxeo, si quieres aprenderlo bien y asentar unas buenas bases, debes hacerlo con calma, seguir un buen guión. Si desde el principio empiezas a cometer errores, los interiorizarás y será más complicado corregirlos.

En cambio, si empiezas correctamente, a aprender como se hace, avanzarás más rápido y con mayor fiabilidad. Serás mucho más efectivo en cada golpe, en cada puño que saques.

 

Como colocarte en una buena posición de guardia

En realidad, la posición de guardia perfecta no existe. Si querías llegar aquí y conseguir una mega posición de guardia que te permitiera aguantar asaltos y ganar combates, no la vas a obtener. ¿Por qué digo esto?, porque igual que cada persona es diferente, también lo es cada boxeador.

Cada uno tiene su postura, su comodidad, sus brazos, etc. Solo tienes que buscar la que mejor se adapte a ti. Lo que si es cierto, es que según en que posición coloques los pies, si los separas más o menos, si te cubres más arriba o más abajo, todo esto va a influir en tus movimientos sobre el ring.

En el ring, mientras el crono de boxeo corre, tú debes estar cómodo. Debes poder moverte con fluidez, poder ver a tu contrincante en todo momento y poder contraatacar rápidamente.

Imagina por un momento, que tu posición de guardia es con los pies muy separados entre sí. Con esta posición, lo único que consigues es que no podrás girar bien la cadera, además te costará llegar a tu oponente con facilidad.

 

Que no debes hacer

En primer lugar, verás las posiciones que no debes adoptar, porque van a dificultar todo tu movimiento y la generación de energía en tu próximo golpe.

Con este tipo de posiciones, tú solo te verás forzado, con poca fluidez, mala reacción, incluso poco alcance al contrario y sabrás que no son buenas posiciones de guardia. Solo con probarlas te darás cuenta que no son aceptables, que no vas por buen camino con ellas.

Pero, es necesario que conozcas algunas de ellas, así sabrás que no hay que hacerlo.

Mala posición de guardia #1

Una mala, que digo mala, noo, malísima posición de guardia es estar totalmente de frente al oponente. De esta forma, solo conseguirás que te alcancen con total facilidad. Además como te decía antes, tú no podrás contraatacar.
Si te fijas bien en esta posición, estás dejándole ver a tu adversario todo el ancho de tu cuerpo.

¿Qué quiero decir con esto? Pues es muy fácil, traducido a un lenguaje sencillo de entender, significa más lugares dónde golpear.

Mala posición de guardia #2

Imagina que te colocas muy adelantado, con una postura que te permite lanzar golpes e incluso ir a por el combate.

Esta postura tiene como desventaja que dejas el peso en la parte delantera, sobre la pierna adelantada, con ella perderás facilidad de movimiento para esquivar. Al estar tan adelantado, le darás a tu oponente mucha facilidad para que prácticamente cualquier golpe que lance tenga éxito y golpee.

Esta postura implica menos fuerza en tus golpes, menos facilidad de movimiento, te costará ir hacia atrás y tu cabeza estará mucho más en peligro, dándole a tu oponente la posibilidad de conseguir un KO con bastante facilidad.

 

Conclusión de la mejor posición de guardia

Aquí, tienes un par de malas posturas a la hora de optar por una posición de guardia. Tú mismo puedes darte cuenta de si estás adoptando una mala posición de guardia. Si ves que recibes golpes con mucha facilidad, que te cuesta moverte para esquivar derechazos, que no te mueves con facilidad por el ring o que no alcanzas a tu oponente, entonces, seguramente tu guardia no sea la adecuada.

Esto son solo algunos consejos a la hora de ponerte en guardia en el boxeo. Ya sabes que cada persona es diferente, por lo tanto cada boxeador también lo es.

Si quieres adquirir una buena posición de guardia, deja que tu entrenador te observe y te aconseje para mejorar esa posición. El coach te está viendo, ve como entrenas, como golpeas y como esquivas, por lo tanto, seguro que tiene mucho que decir en tu beneficio, siempre para que mejores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *